Organización global del texto. Organizadores o marcadores textuales. Conectores

14/09/2015


Si tomamos al discurso como un «camino», podemos sistematizar los siguientes organizadores o marcadores:

Iniciadores: para empezar, antes que nada, primero de todo…

Distribuidores: por un lado, por otro; por una parte, por otra: estos, aquellos…

Ordenadores: primero, en primer lugar, en segundo lugar…

De transición: por otro lado/parte, en otro orden de cosas…

Continuativos: pues bien, entonces, en este sentido, el caso es que, a todo esto…

Aditivos: además, igualmente, asimismo…

Digresivos: por cierto, a propósito…

Espacio-temporales:

-de anterioridad: antes, hasta el momento, más arriba, hasta aquí…

-de simultaneidad: en este momento, aquí, ahora, al mismo tiempo, mientras, a la vez…

-de posterioridad: después, luego, más abajo, seguidamente, más adelante…

-conclusivos: en conclusión, en resumen, en suma, en resumidas cuentas, total…

-finalizadores: en fin, por fin, por último, para terminar, en definitiva…

Marcadores que introducen operaciones discursivas: Se trata de elementos que, en general, se sitúan en posición inicial de enunciado o como preámbulo al segundo miembro de relación. No solo funcionan como elementos de estructuración sino como pistas para que el receptor intérprete adecuadamente el texto así organizado:

De expresión de punto de vista: en mi opinión, a mi juicio, a nuestro entender, desde mi punto de vista, a mi parecer, tengo para mí, por lo que a mí respecta…

De manifestación de certeza: es evidente que, es indudable, todo el mundo sabe, nadie puede ignorar, es incuestionable, de hecho, en realidad, está claro que…

De confirmación: en efecto, por supuesto, desde luego, por descontado, está claro que…

De tematización: respecto a, a propósito de, por lo que respecta a, en cuanto a, referente a, con referencia a, en lo que concierne, en/por lo que se refiere a…

De reformulación, explicación o aclaración: esto es, es decir, en otras palabras, quiero decir, o sea, a saber, bueno, mejor dicho, en particular, en correcto…

De ejemplificación: por ejemplo, a saber, así, en concreto, pongamos por caso, sin ir más lejos…

Conectores: ponen en relación lógica segmentos textuales.

Aditivos o sumativos: y, además, encima, después, incluso, igualmente, asimismo, también, tal como, del mismo modo, ni, tampoco…

Contrastivos o contraargumentativos: pero, en cambio, sin embargo, ahora bien (oposición), sino, en lugar/ves de, por el contrario, antes bien, contrariamente… excepto si, a no ser que…, de todos modos, sea como sea, en cualquier caso, a pesar de, no obstante, con todo, aun así, después de todo, así y todo, con todo…

De base causal:

-causativos: a causa de ello, por eso, porque, pues, puesto que, ya que, dado que, por el hecho de que, en virtud de, gracias a…

-consecutivos: de ahí que, pues, luego, por eso, de modo que, de ello resulta que, así que, de donde se sigue, así pues, por (lo) tanto, de suerte que, por consiguiente, en consecuencia, en efecto, entonces…

Condicionales: si, con tal de que, cuando, en el caso de que, según, a menos que, siempre que, mientras, a no ser que, siempre y cuando, solo que, con que…

Finales: para que, a fin de que, con el propósito/objeto de, de tal modo que…

Temporales: cuando, de pronto, en ese momento, entonces, luego, más tarde, mientras tanto, una vez, un día, en aquel tiempo, de repente, enseguida…

Espaciales: enfrente, delante, detrás, arriba, abajo, al fondo, a la derecha, a la izquierda, a lo largo, a lo ancho, por encima…

Hay diversas maneras de clasificar a los marcadores textuales. Casany (1993: 155-157) ofrece una refundición que extrae de Marshek, Flower y Castella y que es la siguiente:

PARA EXTRUCTURAR EL TEXTO. Afectan a un fragmento relativamente extenso del texto (párrafo, apartado, grupo de oraciones…). Sirven para establecer orden y relaciones significativas entre frases:

Introducir el tema del texto: el objetivo principal de, nos proponemos exponer, este texto trata de, nos dirigimos a usted para.

Iniciar un tema nuevo: con respecto a, en cuanto a, en relación con, por lo que se refiere a, sobre, acerca de, otro punto es, el siguiente punto trata de.

Marcar orden:

1º en primer lugar, primero, primeramente, de entrada, ante todo, antes que nada, para empezar.

2º en segundo lugar, segundo, luego.

3º en tercer lugar, tercero, después.

4º en cuarto lugar, cuarto, además.

 en último lugar, finalmente, al final

 en último término, para terminar, como colofón.

Distinguir: por un lado, por otro, ahora bien, por una parte, por otra, no obstante, en cambio, sin embargo, por el contrario.

Continuar sobre el mismo punto: además, después, a continuación, luego, asimismo, así pues.

Hacer hincapié: es decir, hay que hacer notar, o sea, en otras palabras, lo más importante, esto es, dicho de otra manera, la idea central es, en efecto, como se ha dicho, hay que destacar, vale la pena decir, hay que tener en cuenta.

Detallar: por ejemplo, en particular, como botón de muestra, en el caso de, como, por ejemplo, a saber, baste, como muestra, verbigracia, así.

Resumir: en resumen, brevemente, recogiendo lo más importante, resumiendo, en pocas palabras, en conjunto, recapitulando, globalmente, sucintamente.

Acabar: en conclusión, para finalizar, así pues, para concluir, finalmente, en definitiva.

Indicar tiempo: antes, al mismo tiempo, después, ahora mismo, simultáneamente, más tarde, anteriormente, en el mismo, más adelante, poco antes, momento, a continuación, entonces, acto seguido.

Indicar espacio: arriba/abajo, derecha/izquierda, al centro/a los lados, más arriba/más abajo, en medio/en el, dentro y fuera, centro, delante/detrás, cerca/lejos, en el interior/en el exterior, encima/debajo, de cara/de espaldas.

PARA ESTRUCTURAR LAS IDEAS. Afectan a fragmentos más breves de texto (oraciones, frases…) y conectan las ideas entre sí en el interior de la oración. Son las conjunciones de la gramática tradicional:

Indicar causa: porque, ya que, pues, dado que, visto que, puesto que, como, considerando que, a causa de, gracias a/que, a fuerza de, teniendo en cuenta que, por razón de, por culpa de, con motivo de.

Indicar consecuencia: en consecuencia, por tanto, de modo que, visto que, puesto que, como, considerando que, a causa de, gracias a/que, a fuerza de, teniendo en cuenta que, por razón de, por culpa de, con motivo de.

Indicar consecuencia: en consecuencia, por tanto, de modo que, por esto, a consecuencia de, así que, por lo cual, pues, por consiguiente, consiguientemente, razón por la cual, conque.

Indicar condición: a condición de/que, siempre que, con solo (que), en caso de/que, siempre y cuando, en caso de (que), si, con tal de (que).

Indicar finalidad: para (que), a fin de (que), con el objetivo de, en vistas a, con el fin de (que), a fin y efecto de (que), con miras a, con la finalidad de.

Indicar oposición (adversativas): en cambio, ahora bien, con todo, sin embargo, antes bien, por el contrario, de todas maneras, no obstante.

Para indicar objeción (concesivas): aunque, a pesar de (que), por más que, con todo, si bien, aun más.

García Negroni (2001: 405-437) aborda las funciones sintácticas de las conjunciones, o sea, de los conectores y subordinantes. Entre las conjunciones de coordinación ubica las copulativas (y, más, ni, no solo, sino también, tanto, como); las disyuntivas (o, o bien, ya (sea), bien); las adversativas (pero, mas, sino (que)); las causales (pues) y las consecutivas (conque, así que, luego).

Asimismo se ocupa de los enlaces extraoracionales –también llamados marcadores discursivos-, que conectan dos enunciados o grupos de enunciados y los clasifica así:

Aditivos: además, encima, aparte, más aún, todavía más, es más, asimismo, análogamente.

Opositivos o contraargumentativos: antes bien (exclusivo), por el contrario, en cambio, con todo, no obstante, sin embargo, ahora bien (restrictivos).

Consecutivos: entonces, por (lo) tanto, por consiguiente, así pues, en consecuencia.

Ejemplificativos: por ejemplo, así, en concreto, a saber, sin ir más lejos.

Reforzadores argumentativos: en realidad, de hecho, desde luego.

Reformuladores explicativos: es decir, esto es, a saber, o sea, en otras palabras.

Reformuladores rectificativos: mejor dicho, más bien, mejor aún.

Reformuladores con valor de distanciamiento: en cualquier caso, en todo caso, de todos modos, de cualquier manera, así y todo, sea como sea.

Reformuladores recapitulativos: en suma, en conclusión, en resumidas cuentas, en resumen, al fin y al cabo, en definitiva, en fin.

Los marcadores textuales deben colocarse en las posiciones importantes del texto (inicio de párrafo o frase). No hay que abusar de ellos.

Bibliografía:

VÉLEZ DE VILLA, Analía (2005), Redacción argumentativa.  Educa 1º ed.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *